Ellas Futbol

EL SUEÑO DE TODAS, LA REALIDAD DE MÓNICA OCAMPO

12 de Mayo del 2017 17:46:21
Por: Rosita Quesada

6 de mayo de 2017, día histórico para el futbol femenil mexicano. Se jugaba la primera final del futbol profesional en la historia de nuestro país. Tras tantos años pidiendo la liga, el pasado 5 de diciembre se anunció la creación de lo que sería el comienzo del profesionalismo femenil en México.

Después de 3 días de jugarse 18 partidos con sólo 12 equipos de la Liga MX, llegó la final. La mayoría de las niñas no sabían exactamente qué estaba pasando, la magnitud del torneo las nublaba para vivir el momento. Pachuca y Xolos estaban en la final del Torneo de Copa.

Casi 2000 aficionados presenciaron un encuentro único y miles más en sus casas esperaron al primer campeón del futbol femenil profesional. Los otros 10 planteles estaban ahí para presenciar la final, uniformados mostrando unidad de un evento histórico. Dejando de lado la rivalidad de los equipos varoniles que con tantos años se ha vuelto una enemistad. Acá no, acá en el terreno de juego se mostraba respeto y lo más importante futbol.

Con el protocolo inicial de la Liga MX comenzaron a salir del túnel, las árbitros salieron primero, un paso más para la mujer también, Quetzalli Alvarado, haciendo su aparición con toda la experiencia para dirigir esta final. Al fin, salieron las chicas, nervios y ansiedad se sentían al pasar desfilando, urgía que comenzara para que, al silbatazo inicial, todo desapareciera y volviera la calma, esa que sólo te da un juego, un partido, el futbol.

No tardó el equipo de Pachuca en presionar y anotar el primer gol al minuto 3, seguido de un penal que pondría el dos a cero. Las Tuzas dominaron el primer tiempo para terminar con un 4-1 a favor. Al descanso se creía que todo estaba definido pero Pachuca no aflojó y fue por más, cuando marcaban falta a favor de Pachuca cerca del área, ahí es cuando el momento de Moni comenzó a elevarse como espuma. Con una gran actuación durante los primeros juegos de fase de grupos anotando 6 goles en 3 partidos, llegaba a la final con un objetivo claro, ganar la Copa, un objetivo en conjunto, que ni ella sabría lo que estaría por vivir. Tras el tiro libre que con un zurda inmortal, de esas que imaginas desde antes de pegarle cómo va a entrar. Acomodó el balón, se perfiló, alzó la mirada y lanzó el cobro, la pelota hizo lo que desde hace más de 10 años sabe hacer cuando Moni le pega un zurdazo al balón. Gol, gol que gritó todo el estadio, que salió corriendo a dedicarlo, a festejar con sus compañeras y con la porra, con el ambiente, dejándonos claro que era la mejor del torneo.

Siguió el encuentro, con la motivación de la final y la confianza que ella tenía, era ya la cancha de Ocampo, como para cambiarle el nombre al estadio de la FMF y ponerle el de ella, hacía lo que quería con el balón, tocaba de primera, se movía, la volvía a pedir, tiraba un regate y peleaba la pelota hasta la línea final, como si la juventud hubiera vuelto a ella. De repente con un pase filtrado cerca del área, Moni regatea se quita a 2 y va por la portera, donde abre la pelota y casi sin ángulo la pone adentro, otra vez esa zurda que hace lo que quiere, de nuevo la carrera hacía las gradas, como si no hubiera corrido lo suficiente, ya no sólo estaba festejando su gran actuación, su octavo gol, el campeonato, el mejor día de su vida, ya lo estaba disfrutando.

Y lo que Moni estaba viviendo no era un trabajo sólo de ella, estaba festejando todo eso por lo que se ha trabajado, durante años desde que comenzó hace 20 años en nuestro país, Moni es de esas chicas que empezaron a jugar al futbol en casa y que mostró que la mujer podía competir en un mundo donde el hombre es rey. Que la creación de una selección mexicana de las manos de Leo, de ir a mundiales, de tantas concentraciones en CONADE y chicas que pasaron por ahí, de aquellas que lo juegan diario, en el llano, el barrio, en la calle, en los pueblos o en la ciudad, las que jugaron Super Liga, Liga Mayor Femenil, CONADEIP, CONDDE, Olimpiada Nacional, Universiada, que han mantenido esa esperanza de que algún día existiera una Liga Mx, que a pesar de seguir jugando y pensando que nunca llegaría, hoy Moni, es la afortunada de vivir todos esos sueños y anhelos de todas nosotras que jugamos futbol pensando que nunca llegaría un momento así. Moni trabajó por este momento, por este día, no quito el paso y hoy le tocó vivir, el sueño de todas.

Comentarios

Relacionado