Lo Último

Ascenso MX, ¿inventar o estructurar?

10 de Junio del 2019 07:37:43
Por: Tony Valls

El caso de Lobos BUAP debe ser un ejemplo que sacuda la liga de Ascenso en el fútbol mexicano, y es que la historia de esta franquicia es una muestra perfecta de lo que se está promoviendo en una categoría que es fundamental en el desarrollo del fútbol en cualquier país.

Si hacemos memoria, Lobos en su momento no tenía aspiraciones reales de ascender; pero de pronto, en la temporada 2016-17 llegó Rafael Puente del Río, el equipo estaba teniendo una temporada irregular, pero sobre el final ganó 6 de sus últimos 9 partidos, lo le permitió colarse a la Liguilla en séptimo lugar. Ya ahí, fue capaz de ganar el título del Clausura 2017 y vencer en la final de Ascenso a Dorados para alcanzar la Primera División.

Al final de cuentas, hizo 45 de los 102 puntos en disputa durante los dos torneos cortos del año futbolístico. No fue ni cerca de los mejores en ese departamento. Pero una buena Liguilla lo puso en lo más alto de forma inesperada.

¿Tuvo méritos para ascender? Por supuesto que sí, ya que el reglamento está así y todos lo saben. Pero claramente la franquicia no estaba lista para ser del máximo circuito. Desde el principio acusó problemas económicos. Su técnico gestionó varios préstamos y fue así como pudo completar su equipo para competir. Pero eso no suele durar mucho, para el segundo semestre el club la feroz batalla por salvarse le cobró factura, se derrumbó y terminó descendiendo. Solo la increíble posibilidad de pagar 120 millones de pesos le permitió quedarse.

Su segundo año lo solventó con calma gracias al trabajo de Francisco Palencia y Manuel Lapuente y, sobre todo, a la existencia del desastre llamado Veracruz.

También cabe recordar cómo sufrió para conseguir una televisora, lo que es el mayor ingreso para todos los equipos en México, sus pobres entradas y el poco interés que despertó en la afición. Y así como llegó, Lobos se va, todo parece indicar, a Juárez, donde seguramente tendrá un mejor destino.

Pero mientras los directivos tuvieron la ocurrencia de darle 4 puntos a quien gane de visitante pensando en el espectáculo, la realidad es que el Ascenso MX lo que pide a gritos una estructura sólida. Clubes sanos y plazas que sean dignas aspirantes a la Primera División.

Para ser más sólido, el Ascenso debería olvidarse de las Liguillas, hacer un torneo largo y permitir que ascienda el mejor equipo del año, garantizando así que quien suba sea producto de un proyecto consistente y no de una buena racha. Puede escucharse mal, pero la Liga MX necesita más San Luis y menos Lobos BUAP. Y para asegurarse de eso, debe reestructurarse en serio, y no con ocurrencias como las que habrá en la temporada 2019-20. Si queremos una Liga de primer mundo, se debe comenzar por las bases, y una muy importante es la categoría inferior.  

Comentarios

Relacionado