Lo Último

Chivas Vs Atlas, estalla la pasión tapatía.

13 de Septiembre del 2019 10:41:00
Por: Tony Valls

El Clásico Tapatío es, como todos los clásicos, un partido diferente, que posee sus características especiales que lo hacen un partido único dentro del fútbol mexicano. Es cierto, su alcance es primordialmente regional al ser un partido que tiene epicentro en el fútbol de Jalisco, pero la popularidad de Chivas en todo el país y más allá de las fronteras lo convierte en un duelo muy visto a través de la televisión.

 

Está claro que quienes lo viven más intensamente son los fanáticos radicados en Guadalajara o que alguna vez estuvieron ahí, en una ciudad apasionada por el balón y que divide su afición entre Chivas, Zorros y América, en segundo plano Pumas y Cruz Azul y, en mucho menor medida, otros equipos.

 

La inmensa diferencia de logros entre rojiblancos y rojinegros hacen que cada uno sienta sus colores de manera muy distinta. Chivas es una tradición, un orgullo ganador y un símbolo de mexicanidad, que encuentra además su cuna en una tierra donde han surgido muchos de los distintivos culturales de nuestro país: el tequila y el mariachi son los grandes ejemplos. Es por eso que el rebaño es mucho más que un equipo de fútbol para millones de personas que lo siguen con devoción.

 

Atlas, por su parte, tiene su propia identidad. Es una pasión que no se alimenta con triunfos, por el contrario, la derrota es el resultado más común en la historia de este club. Así que sus fieles apelan al estilo de juego, el surgimiento de figuras en su cantera y la lealtad a prueba de todo como bases de su personalidad. Si bien en un principio había un diferenciador de nivel socieconómico entre unos y otros, hoy en día ambos clubes tienen afición sin distinción de clases sociales, así que eso ha dejado de ser un factor.

 

Para la furia, este partido es el más importante del torneo, su fiel goza más que cualquier otro triunfo si logran vencer al Guadalajara y, más aún, si terminan al menos por encima de ellos en la tabla. Para el chiverío, este juego es el del orgullo local, y aunque no se compara con el Clásico ante América por lo que representa a nivel nacional, sí es una especie de defensa de su territorio lo que significa este encuentro. Últimamente tampoco se puede jactar de ser un conjunto que esté peleando en todo lo alto, así que esta vez también es una forma de reivindicarse con esos seguidores tan escasos de alegría en los últimos dos años.

 

Un partido pasional, una de las urbes más pobladas de México se parte en dos. Las familias van al estadio y se sientan frente a la televisión con dos horas en las que el amor por los colores hace olvidar que comparten sangre. Una fiesta que en ocasiones se ha manchado por algunos inadaptados, pero que no deja de ser la gran celebración del fútbol tapatío. Ojalá este sábado sea en paz y sea un encuentro digno de recordar.

Comentarios

Relacionado