Lo Último

México – Costa Rica, el partido de Oro

01 de Julio del 2019 09:09:50
Por: Tony Valls

Finalmente llegó un partido de calidad en la Copa Oro 2019. La combinación era la más atractiva en términos de nivel futbolístico, y mexicanos y costarricense no defraudaron, entregando el mejor juego de lo que va del torneo, aderezado con el dramatismo de definirse hasta la muerte súbita de la tanda de penales.

México jugó bien, mostró ya algunos indicios de los automatismos que busca Gerardo Martino: intercambios posicionales, combinaciones rápidas, posesión dinámica, presión intensiva para recuperar el balón, llegada por los costados, entre otras cosas. Le faltó capacidad de finalización, y no me refiero solo al disparo final, sino a las decisiones tomadas en el último tercio, ya fuera centrar, filtrar, disparar o apoyarse, para poder tener una mayor cantidad de llegadas claras.

Pero no logró esa parte, fue en buena medida por el buen trabajo de los ticos, que defendieron con orden, intensidad y disciplina. Entregaron ayudas a sus compañeros para hacer más denso el bloque bajo, intentaron desdoblar a velocidad y tuvieron altos rendimientos individuales, como los de Joel Campbell y Bryan Ruiz. Básicamente, también comenzaron a enseñar que pueden ser un equipo muy interesante de la mano de Gustavo Matosas.

Es cierto que los minutos finales del tiempo regular y los tiempos extra dejaron ver cierta superioridad del equipo mexicano, aunque es justo decir que Guillermo Ochoa fue quien permitió llegar a los penales con una magnífica atajada al comenzar el segundo lapso suplementario. Pudo ganar cualquiera, pero la sangre estuvo más fría del lado azteca al cobrar los penaltis.

Da la sensación de que el punto más alto en cuanto a exigencia lo ha superado ya el Tri, sin embargo, cada juego es distinto, Haití tiene la moral por los cielos tras su inesperado torneo, así que la soberbia es algo que no puede permitirse el cuadro mexicano. Si toma con la misma tensión competitiva los juegos restantes, estará mucho más cerca del título de la Copa Oro, sí, ese trofeo que sabe a poco, pero que siempre está obligado a levantar.

Comentarios

Relacionado