Nacional

CHIVAS, ENTRE LA EXIGENCIA Y LA CARENCIA.

18 de Julio del 2019 10:33:29
Por: Tony Valls

Desde que se coronó en mayo de 2017, Guadalajara solamente ha visto la Liguilla por televisión. Tan escasos han sido los puntos que sumó que otra vez está metido de lleno en la lucha por evitar el descenso o, al menos, pagar la multa de 120 millones de pesos.

 

Y a pesar de que la exigencia histórica de este club es pelear el campeonato, la realidad nos hace ver que la nómina del chiverío no está entre los planteles más poderosos de la Liga, por lo que pensar en un campeonato está más cerca de ser más un deseo que una posibilidad real, al menos hasta que la pelota comience a rodar.

 

A nivel directivo, Chivas se reestructuró. Hizo a un lado a José Luis Higuera, señalado por la afición de muchos de los males del equipo, y Amaury Vergara asumió por completo el control del equipo. El paso parecía necesario, pues claramente era necesario cambiar la dinámica existente. Pero eso no significa haber solucionado los principales problemas, que están en la parte deportiva, donde el armado del plantel otra vez parece haberse quedado corto para las expectativas que los 40 millones de seguidores rojiblancos tienen de su escuadra. Solo al interior sabrán si es por falta de presupuesto o por decisiones propias, pero hay zonas de la cancha que no dan la certeza necesaria.

 

Entrando en la revisión, hay tres niveles que se mejoraron: la portería, donde Toño Rodríguez llega en su mejor momento para brindar serenidad y madurez al tiempo que la competencia hará crecer a Raúl Gudiño. La defensa central, ya que al tener a Mier, Briseño y Alanís el equipo tiene ya tres opciones confiables para las dos plazas y, otra vez, habrá más exigencia para pelear la posición. Y en zona de definición, Oribe Peralta, con todo y su veteranía, es uno de los pocos delanteros mexicanos que se puede considerar goleador. Si sus compañeros le surten de balones, seguramente aportará en la finalización.

 

En cambio, las laterales parecen débiles, sobre todo por izquierda. Buscaron un refuerzo para esa posición, pero al no encontrarlo, decidieron dejar a Miguel Ponce y Alejandro Mayorga, que deberán mostrar mucho más para ganarse la confianza de su técnico. En medio campo, Molina es garantía, pero Michael Pérez sigue sin ser ese jugador capaz de comportarse con la misma solvencia cuando no está Chuy.

 

Y luego, entra la mano de Tomás Boy, decidido a formar con un 1-4-5-1 que requiere que ‘Chofis’ López y Dieter Villalpando jueguen como interiores. En la fase ofensiva, Eduardo puede lucir más ahí, pues tiene mucha participación, pero en defensa ayuda muy poco e incluso cede espacios explotables para el rival, algo normal, pues es un jugador netamente de ataque. Gael Sandoval podría ocupar una de esas plazas, pero por alguna razón en el Rebaño no es ni la sombra de lo que era en Santos, tendrá otra oportunidad de mostrar su valía, dependerá de él. Los jóvenes Beltrán y Cervantes deberían aprovechar para consolidarse.

 

Brizuela es es el mejor ofensivo del equipo, pero es el único extremo natural y ha quedado algunos metros más adelantado, reduciendo su frecuencia de contacto con el balón y alejándolo del lateral, lo que le dificulta asociarse para desequilibrar. Por izquierda, Boy ha habilitado a Pulido y Vega, y ninguno se ha visto cómodo ahí, generándose un efecto dominó que provoca problemas defensivos en esa franja. 

La pretemporada, más allá de los resultados, ha dejado ver un equipo frágil en el trabajo defensivo y carente de generación de juego. Boy busca ataques a través de ráfagas verticales, mientras que Chivas desde hace mucho es un equipo que ofende en base a pesesión de balón. Seguramente con el tiempo los futbolistas podrían reprogramarse y adoptar esas nuevas posiciones y tareas que su DT les pide, el problema es si habrá el suficiente para que esto ocurra. Es un riesgo que al parecer ‘El Jefe’ está dipuesto a asumir.

 

El caso es que Chivas otra vez comienza con dudas y esperanzado que algunos jugadores finalmente den el ‘do de pecho’ que desde hace años se espera de ellos. Si esto ocurre, podríamos llevarnos una agradable sorpresa, pero si no es así, el panorama pinta difícil en un equipo que, además, deberá soportar una altísima presión desde la jornada 1, algo con los que no todos saben lidiar.

Comentarios

Relacionado