Internacional

EUA-MÉXICO, LAS CLAVES DEL JUEGO

05 de Julio del 2019 11:51:29
Por: Tony Valls

México buscará recuperar el cetro de la Concacaf este domingo cuando enfrente a Estados Unidos en la final de la Copa Oro, trofeo que defiende el equipo de las barras y las estrellas.

Los actuales campeones llegan con marcha perfecta a la final, mientras que México tuvo que llegar a los penales ante Costa Rica y a los tiempos extra frente a Haití.

Si bien son dos seleccionados parejos en muchos aspectos, hay factores diferenciales que podrían inclinar la balanza a favor de uno u otro equipo.

LA FIGURA: 
EUA. Christian Pulisic, el ahora futbolista del Chelsea posee un talento sobresaliente, capaz de desequilibrar a cualquier defensiva. Si encuentra un espacio, será difícil contenerlo. 
MÉXICO. Guillermo Ochoa. Ya fue el mejor del equipo en dos mundiales y ha sido fundamental en esta Copa Oro. Es un arquero que marca diferencia y permite ganar partidos.

EL PUNTO DÉBIL:
EUA. Su franja central en zona defensiva. Long, Miazga y Bradley entregan espacios en ese triángulo defensivo que conforman los dos centrales y el pivote estadounidenses. Si bien Bradley es un gran distribuidor, en la marca no tiene una aplicación sobresaliente. Ahí, Pizarro, Jiménez y los volantes interiores podrían aprovechar.
MÉXICO. La defensiva. México tiene buenos defensas, pero no domina aún un sistema defensivo. ‘Chaka’ ha cometido distracciones por derecha (donde tendrá que marcar a Pulisic); la central ha acusado ciertas descoordinaciones y pérdidas en confrontaciones físicas, algo que es la especialidad de Jozy Altidore.

EL TÉCNICO.
EUA. A sus 45 años, Gregg Berhalter es aún un DT joven y está empapándose de lo que es una selección nacional, veremos si está listo para enfrentar una final que, además, incluye una gran rivalidad. 
MÉXICO. Gerardo Martino tiene basta experiencia en partidos de alta exigencia. Maneja bien las emociones y no se intimida ante la presión. Parece llevarle mucha ventaja a su adversario.

LA AFICIÓN.
EUA. En Chicago, los estadounidenses tendrán cierto apoyo. Ya están acostumbrados a ser visitantes en su propia tierra, así que no les afecta que su rival tenga más afición en las gradas. 
MÉXICO. Como siempre, será local. Los paisanos son muy entregados y alentarán hasta el final. El Tri, al jugar tanto en tierras estadounidenses, está muy habituado al cobijo de los suyos, así que eso no le faltará el domingo. 

Comentarios

Relacionado