Internacional

INFORME ‘TATA’, PARTE V: FRUSTRACIÓN ALBICELESTE

22 de Marzo del 2019 13:00:51
Por: Tony Valls

Argentina, poseedora de una generación brillante de jugadores de élite que no funcionaban en conjunto y que necesitaban el liderazgo de un técnico experimentado, pero sobre todo capaz de provocar que sus astros trabajaran en equipo.

 

Entonces apareció Gerardo Martino, estratega de reconocidas filosofías futbolísticas en Argentina, que además contaba con la simpatía de casi todos los futbolistas, especialmente del hombre que más atacado era en ese momento: Lionel Messi, a quien se acusaba de alejarse del nivel que mostraba en Barcelona cuando se ponía la playera albiceleste.

 

El reto era simple: que Argentina volviera a ganar algo. Ya fuera la Copa América o, mejor aún, el Mundial, la selección pampera tenía sed de volver a probar la gloria, y el hecho de tener una generación brillante convertía esa obsesión en una obligación.

 

Brasil 2014 era una oportunidad perfecta: un mundial en Sudamérica, en casa del acérrimo futbolístico, con Messi en gran forma y jugadores como Higuaín, Agüero, Enzo Pérez, Mascherano, Gago, Di María y Lavezzi listos para cobijar al rosarino.

 

El Grupo F fue dominado por la albiceleste, hizo 9 puntos ganando todos los juegos ante Irán, Bosnia y Nigeria. Después echó a Suiza en octavos y Bélgica en cuartos, ante Holanda sufrió, pero en penales se impuso en las semifinales. La gloria estaba a un paso: la final ante Alemania.

 

El juego definitivo fue cerradísimo, ‘Pipita’ tuvo una para cambiar el curso de la historia, pero falló. El 0-0 se alargó y fue en los tiempos extra cuando Mario Götze anotó al ‘113 de tiempo corrido para darle el trofeo a los teutones. Un gran Mundial se derrumbó para Argentina, porque se trataba de ganarlo… o nada. Messi no pudo ser el héroe que su país esperaba y el trago amargo fue duro de pasar.

 

En 2015 y 2016 pasó lo increíble, Argentina llegó a dos finales de la Copa América, primero en Chile y luego en la Centenario celebrada en Estados Unidos. Ambas finales fueron ante la selección chilena, terminaron 0-0 y se definieron por penales. Las dos fueron ganadas por los chilenos, provocando que incluso Messi se cuestionara si debía seguir jugando para la selección tras la seguidilla de descalabros.

 

Para Martino fueron tres finales, llevó a su escuadra a la orilla de su objetivo, pero se quedó ahí. Un trabajo que sería para aplaudir en muchas partes del mundo, quedó como corto en Argentina. Pero los números, la estabilidad del equipo y el funcionamiento que llegó a tener por momentos y que en etapas posteriores no han conseguido, al paso de los años hacen entender que, a pesar de la falta del campeonato, ‘Tata’ hizo cosas buenas con su selección. Para el estratega también era tiempo de pensar en su tranquilidad, la convulsa vida de un seleccionador argentino le hizo decantarse por una nueva aventura en Estados Unidos, una que sería muy exitosa. 

Comentarios

Relacionado