Lo Último

¿Por qué copiarle al ‘gigante femenil’?

08 de Julio del 2019 09:31:10
Por: Tony Valls

Es difícil encontrar un equipo que domine tanto una disciplina a nivel mundial como lo hace Estados Unidos en el fútbol femenil. Para darle su justo valor, basta decir que se han disputado 8 Mundiales, en todos ellos las norteamericanas han terminado en los primeros tres lugares, pero la mitad han culminado con el trofeo en sus manos. A eso agreguemos 4 medallas de oro y 1 de plata en Juegos Olímpicos en 6 torneos disputados.

Es el año 2019, y desde 1991 que comenzó a formalizarse el torneo femenil, Estados Unidos siempre ha estado en la élite. Siendo un juego de conjunto que ha encontrado un crecimiento exponencial en muchos países, principalmente los europeos, es más que admirable lo que han hecho en el país de las barras y las estrellas.

Revisando cómo lo han logrado, encontramos que no es una generación, mucho menos una casualidad, es un trabajo estructurado, sólido y continuo el que permite semejante dominio. Las niñas sueñan con ser futbolistas, las adolescentes continúan deseándolo y las adultas saben que pueden realmente hacer una carrera y trascender jugando al fútbol. Los padres fomentan el gusto al saber lo anterior, y eso genera un círculo virtuoso que deriva en el surgimiento de talento consistentemente.

Hay un sistema que soporta todo esto. En México hay que admirarlas, sí, pero también hay que tomar como referencia lo que han hecho en aquel país, incluso buscar copiar en la medida de lo posible todas esas acciones acertadas que hoy las tienen en lo más alto. Y es que no solo se trata de intentar ganarles algún día, sino de generar una plataforma que fomente el crecimiento de un deporte que puede ser un nicho de desarrollo profesional y personal para las mujeres mexicanas, ya que eso nos dará mejores futbolistas, pero también mejores personas y, por lo tanto, mejores familias.

Comentarios

Relacionado