Opinión

UNA ADVERTENCIA, SEÑOR MARTINO

07 de Enero del 2019 20:44:21
Por: Tony Valls

Gerardo Martino es el nuevo Director Técnico de la Selección Mexicana, puesto que, invariablemente, provocará que tenga varios detractores y críticos sin importar si hace las cosas bien o mal.

Dejemos algo claro: ‘Tata’ es un GRAN ENTRENADOR, y quien diga lo contrario exhibirá cierta ignorancia. El argentino está más que capacitado para gestionar los recursos humanos con los que cuenta ‘El Tri’ y construir poco a poco un equipo que funcione.

En su primera conferencia de prensa, es esperanzadora la serenidad que muestra, la claridad para explicar sus conceptos (lo cual solo se puede lograr teniéndolos claros en la mente) y la ideas que ha expuesto: lo primero es lograr formar un equipo, luego que este equipo trabaje para lograr un funcionamiento colectivo adecuado que lo lleve a tener una identidad de juego (algo tan ausente en la historia reciente del equipo verde) y, finalmente, pretender por consecuencia de ese buen juego la consecución de resultados.

No prometió magia, ni sistemas innovadores o revolucionarios, solo se comprometió a trabajar con lo que hay y hacer que México muestre en la cancha un rostro competitivo y, sobre todo, consistente, virtud que ha escaseado históricamente en una selección capaz de lucir virtuosa en un partido y viciosa al juego siguiente.

Le advierto al ‘Tata’ que en México habrá quien le exija que juegue como si fuera Brasil, que gane como si fuera Alemania; que sea, pues, una aplanadora futbolística, a pesar de que cualquier que entienda algo de fútbol sabrá que eso está fuera de la realidad. Cuestionarán su contratación al primer resultado negativo y pedirán su salida al tercero, habrá polémicas baratas en torno a su persona, incluso insultos; rascarán en su pasado y hasta en su vida personal para encontrar cualquier punto negativo. Pondrán en sus hombros una responsabilidad fuera de proporción, porque no miente quien dice que, en términos de opinión púbica y presión mediática, suele cuestionarse al DT de México casi a la par de presidente del país.

Claro que no todos serán así, de hecho solo serán algunos (aunque varios tienen por cuestiones del destino un liderazgo de opinión). Si es capaz de gestionar eso, habrá dado uno de los pasos más importantes para ser exitoso en este ciclo que se le ha encomendado.

Gerardo Martino tiene preparación suficiente, experiencia de sobra, éxitos y trofeos como respaldo, pero también algunos fracasos, y qué bueno que los tenga, porque cuando más se aprende es cuando  se fracasa.

El fútbol mexicano no se la pondrá fácil: hay problemas estructurales profundos, intereses económicos y hasta políticos que suelen pasar por encima de lo deportivo y, por su fuera poco, la Liga dejó de ponderar al jugar nacional, estrechando el espacio para el surgimiento de nuevos valores.

La tarea no es sencilla, pero estoy convencido de que el barco tricolor tiene un buen capitán. Si los dueños del navío y la tripulación ayudan, le será posible llevarlo al puerto que desde hace tantos años busca llegar.  

Comentarios

Relacionado